GuateNews.com

Conoce las artesanías navideñas guatemaltecas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Muchos hogares abren sus puertas a productos auténticamente guatemaltecos que crecen en los campos y que han sido formados y coloreados por dedicados artesanos.

En Guatemala muchos de los materiales que se utilizan en Navidad provienen de la época colonial. Los españoles trajeron la costumbre del nacimiento, la cual se adaptó de acuerdo a cada región de América.

“En el país se utilizaron elementos de la naturaleza, algo que ha continuado a través de la historia”, explica Aracely Esquivel, investigadora del Centro de Estudios Folclóricos de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Un artesano de años es don Beto, de San Juan Comalapa, Chimaltenango, quien instala su puesto de venta, taller y residencia durante un mes en los Campos del Roosevelt, sitio que se abre especialmente para los comerciantes de productos navideños provenientes de los departamentos. Ahí elabora pesebres de varios tamaños con pajita de pluma de Los Encuentros, Sololá; paja de Chimaltenango; varejones de Comalapa; y musgo de las montañas de Tecpán, Chimaltenango y Quiché.

Su trabajo empieza en octubre, cuando va a la montaña a conseguir la materia prima. En 10 años que lleva en el negocio sus diseños han variado y, aunque es agricultor, cada fin de año se convierte en “un artista primitivista”, refiere.

Uno de los cambios observados en las artesanías navideñas son las ovejas. Antes eran elaboradas solo de barro, ahora las hay de barba de viejo o pashte (no el del baño), tusa y escobillo. La familia de Marina y Angelina viene desde Comalapa a vender sus creaciones. Traen las bases de palitos ya hechas y rellenas con pino, y mientras ofrecen los artículos, sus manos no descansan de enrollar la tusa o los tallos, y dar forma a un animal encantador. En un día pueden fabricar una docena de cada tipo, que venden a precios desde Q15.

Obtenidos de la naturaleza

Ese peculiar collar hecho de manzanilla, que los artesanos enlazan pacientemente, es un producto exclusivo de tierra fría, especialmente de las regiones quetzaltecas de Cantel y Palestina. También se cultiva en Momostenango, Totonicapán. En esta época, los pocos árboles que hay en casas particulares se asemejan a chiriviscos, pues han sido desposeídos de todos sus frutos.

Ríos, pantanos y bosques son la mayor fuente de producción de los artículos que llegan a los mercados de todo el país. César Augusto Esquit, originario de Chimaltenango, vende musgo proveniente de San Marcos y Quiché. Según cuenta, este producto cuesta Q30.

La obtención de tales plantas en estas fechas no representa una amenaza para su extinción, por su control y rápida reproducción. El peligro que enfrentan es la eliminación de bosques, “estas variedades crecen en los estratos altos de los árboles”, explica  Julio Cruz, de la sección de Flora del Departamento de Vida Silvestre del Conap.

También puedes leer:

Inab y Conap controlan comercio de pinabetes

Cuerpos de socorro alertan sobre fuegos artificiales

Leer más

Sé parte de la visión de llevar luz a los más necesitados

Leer más

Wild Dog revoluciona la manera de disfrutar los hot dogs

Leer más
  • Más de medio millón de personas disfrutarán de Interfer 2018

    Leer más
  • Zoológico la Aurora luce nuevos murales

    Leer más
  • Café Escenario es el nuevo espacio cultural musical de la zona 9

    Leer más
  • El Coro Nacional de Guatemala presenta su repertorio navideño

    Leer más
  • TSE a un paso de iniciar las fiestas electorales

    Leer más
  • ¡Matilda llega a su última presentación en Solo Teatro!

    Leer más
  • La quema del Diablo es una tradición que se resiste a morir

    Leer más
  • Finalizan los trabajos de restauración en la Plaza Berlín

    Leer más
  • Vive un espectáculo aéreo increíble

    Leer más
  • Guatemala participa por primera vez en el Circuito NASCAR

    Leer más