GuateNews.com

Banalidades institucionales

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Lo excelso no está en la vida terrenal material, sino en los intangibles que creamos con nuestra conducta diaria. Nuestra carta de presentación no radica en las posesiones materiales excelsas, sino en las huellas que inspiran a los demás, y en la estela que deja la personalidad de cada uno.

Claro, por aparte, el intercambio comercial suele crear necesidades descartables, pero que cotidianamente aceptamos, debido a la cautivación que la comodidad exagerada provoca. Mientras que en el sector estatal, la banalidad empieza por la absurda glorificación de posiciones de poder a nivel institucional, sobre todo a nivel del lúgubre Estado de Guatemala.

Por ejemplo, el uso de adjetivos calificativos vacíos de moral, como al sobreponer el término “honorable” al referirse a algún funcionario público. Honorable es quien paga impuestos para que las instituciones, en teoría, caminen, no el que usa tales impuestos en el derroche personal y general. Eso es una banalidad, incluso ofensiva para el contribuyente digno.

Hay un gran contraste entre las necesidades básicas y la manera de atenderlas, y las banalidades en las que se consumen recursos útiles, que a largo plazo constituyen desperdicio. Sobre todo en un país con semejantes divisiones sociales, donde es rutina ver la lacerante e hiriente situación de la gran mayoría de la población, agobiada no solo por la pobreza, sino por la barrera social que impide cambiar su situación, lo cual lejos de evolucionar, tiende a retroceder.

De allí viene la idea de la presente opinión, dado que la sobreposición de cuestiones banales, por encima de necesidades evidentes, no solo es humillante para los afectados, sino que aleja las escasas probabilidades de romper barreras. En tal sentido, el desperdicio en banalidades lo podemos ver en el derroche estatal de un montón de “programas sociales”, que solo sirven de fachada para crear necesidades superfluas, y justificar la succión de dinero.

 

¡El respeto hay que ganárselo, pero muchos todavía ni siquiera entienden dicho concepto!