GuateNews.com

Buscar, pedir, enriquecer

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La prosperidad y riqueza sostenible es el resultado de buscar las oportunidades, “buscar”  implica muchas horas de esfuerzo y competencia porque el mercado NO da tregua, este proceso de búsqueda genera stress o en castellano tensión. En otras palabras, si quieres prosperidad, debes soportar el stress. Paralelamente debemos pedir, solicitar, rogar e insistir en la puerta de la oportunidad. Pedir implica “vender la idea” es el proceso de ofrecer y pedir una oportunidad para nuestro producto o servicio, esto va relacionado otra vez con el stress de prepararnos y especializarnos, teniendo conciencia de que la competencia también está en el proceso de pedir. Por supuesto, la venta debe completarse con el “cobro” que es el proceso más estresante de todos, porque vender no cierra el ciclo de la utilidad o ganancia, lo único que garantiza la prosperidad y riqueza es el flujo de caja, que es la verdadera riqueza. Las casas, carros, muebles, equipos o cuentas por cobrar son solo un número, en el momento de la crisis el efectivo es el rey, por eso los ahorros y el flujo de efectivo siempre generan más oportunidades.

La finalidad de todo negocio, trabajador o político es generar lucro o ganancia. La ganancia crea ideas y perfecciona la competencia, el gobierno NO crea riqueza, solo la consume a través de impuestos. La mejor función del gobierno es NO intervenir, pues a mayor intervención, menor ganancia. Si todavía hay creyentes del gobierno intervencionista, basta con observar la condición de Venezuela, que pasó de una economía capitalista de corporaciones, al socialismo del Siglo 21, que destruyó la riqueza y ahorros de miles de ciudadanos. La frase bíblica “Busca y encontrarás, pide y se te dará, toca y se te abrirá, refleja el carácter del empresario diligente que NO para y siempre mira al futuro, porque siempre existirá una oportunidad para generar riqueza. La riqueza material genera riqueza intelectual, familiar y espiritual, sin riqueza material NO hay recursos para mantener a los filósofos, religiosos, ni inventores; la riqueza motiva las ventas y la economía. Dios bendiga a los productores de riqueza y prosperidad.