GuateNews.com

Comprar libertad con tributos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

A nivel privado, hay que ser eficiente para poder ser útil. La contraparte son los negocios del Gobierno, que no basan su funcionamiento en generar utilidad, sino en cobrar impuestos. El negocio del Gobierno es cobrar los tributos a los hombres y mujeres que forzosamente, con amenaza y coacción, deberán rendir tributo a los gobernantes.

“Rendir tributo” es un término que suena a idolatría, pero en la práctica, para poder reclamar la libertad, el ciudadano debe dar tributo o impuestos. En otras palabras, ningún ciudadano puede ser libre si no paga el tributo impuesto por el gobernante, y su penalización es perder su propiedad y libertad.

El concepto de contribuyente suena muy idealista, esto significa que, el que trabaja y se esfuerza apartará lo que el gobernante le imponga, y lo dará en forma de contribución. El concepto que venden los gobernantes es filosóficamente muy atractivo (todo ciudadano deberá contribuir para que la sociedad mejore en su conjunto y todos tengamos bienestar). Sin embargo, en ningún momento dice que el “contribuyente” determinará si el dinero entregado al gobernante se usa correctamente, y si lo usase en forma corrupta, el contribuyente tendrá la libertad de no seguir pagando, hasta que se corrija la corrupción y se observen las inversiones o resultados del buen uso del tributo.

Lo anterior es solo un idealismo, porque lo que el contribuyente hace es pagar impuesto o tributo, sabiendo que se robarán la mayor parte de sus impuestos. Pero si el supuesto contribuyente deja de pagar un solo mes, la pena será perder sus bienes o su libertad. En otras palabras, la motivación del pago de impuestos no es obtener servicios, si no evitar perder la libertad. Porque en nuestro país es difícil esperar del Gobierno salud, educación, seguridad y mucho menos carreteras.

En resumen, pagamos impuesto para evitar perder la libertad y los bienes por los que hemos trabajado. Dios permita que el contribuyente un día puede exigir al gobernante, y el gobernante entregue cuentas con transparencia.