GuateNews.com

Estamos a las puertas de la época lluivosa

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Nos encontramos a escasos días de que inicie la época lluviosa, y la red vial sigue en pésimo estado, no es permisible que hayan tenido el tiempo suficiente para que la arreglaran y no lo hayan hecho.

Me refiero concretamente a COVIAL y las diferentes municipalidades, especialmente las del departamento de Guatemala, pues no me explico qué es lo que esperaron para no haber hecho el trabajo. Cuando entre la lluvia, la red vial se hará más desgracia y tendrán que entrarle al bacheo, lo que a la larga sale más caro, porque es un trabajo improvisado y hacen una chambonada.

Respecto a COVIAL, es triste ver cómo las carreteras se encuentran en un estado tan deplorable, que los vehículos sufren desperfectos grandes, y su arreglo sale muy oneroso para la maltrecha economía de los guatemaltecos; aparte, el tiempo que se pierde por no poder ir a velocidades que permitan estar a tiempo.

Los alcaldes son muy buenos para derrochar el dinero de su municipio en babosadas, fiestas patronales y desfiles, pero no realizan obras que tengan un beneficio social. Las promesas que hicieron en campaña se quedan en buenas intenciones, pero a la hora de ocupar los cargos, no hacen absolutamente nada, y se creen con el derecho de burlarse de la población, olvidándose que son nuestros empleados.

Da la impresión que las autoridades del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas y los alcaldes tienen jugosas comisiones con los distribuidores de repuestos de vehículos, pues esa pasividad e indiferencia en el arreglo de la red vial es innaceptable.

Considero que los guatemaltecos tenemos que poner un hasta aquí y actuar drásticamente contra todos las autoridades ineptas, no debemos seguir tolerando tanta incompetencia, pues es sinónimo de corrupción. Si algún funcionario no se siente capaz de desempeñar eficaz y eficientemente su cargo, que tenga la gallardía de renunciar, pues es más digno reconocer a tiempo su incapacidad y dimitir, que seguir sangrando al pueblo realizando negocios para hacerse millonarios.