GuateNews.com

El filo de la libertad y el último dios

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Sin lugar a dudas, uno de los conceptos más complicados –amorfo por su composición– es el que intenta definir la libertad. Es usado por todos los bandos ideológicos hasta el manoseo absoluto. En nombre de tal precepto gritan, hasta se desgarran la ropa, los unos, como los otros y los opuestos.

Al final, la tan consabida libertad tiene que ver con la comodidad que tenga cada persona, el nivel de confort que anhela. Por lo que, sin temor a errar, considero que la libertad está condicionada por ese juego precario de equilibrios entre lo posible y probable.

Esta necesaria reflexión, viene al momento, porque hace unas semanas un joven evangélico, Jabes Meda, atropelló a unas escolares, quienes protestaban por las falencias que el Estado tiene en relación con la educación pública.

Lo doloroso de esta acción de violencia, fueron las reacciones de una parte de la población “chapina”, quienes opinaron que la libertad de locomoción del referido joven era más importante que la vida de la joven Brenda, quien, por cierto, murió.

Lo trágico de tal asunto, fue que escribí una columna desde la posición de las llamadas “sagradas escrituras”, es decir, cité parte de la Biblia para crear la reflexión. Aparte de los mil insultos que recibí, porque en su justo momento me permití expresar que el dios de los cristianos no existe. Porque si en nombre de ese dios se asesina, como ha sucedido en la historia, no tengo voluntad de creer.

Para concluir, igual queda el derecho a la libre expresión de los lectores de insultarme, porque los saqué de su zona de confort, o creer en su dios; como mi libertad de expresar la negación de este supuesto ser superior y reflexionar sobre otros elementos sagrados, tal vez más audaces.

Lo que muy pocos lectores observaron fue que la columna era un homenaje luctuoso por la vida de Brenda y su familia. Entonces, concluyo que la crisis social que estamos viviendo tiene ese referente esquizofrénico, donde algunos ciudadanos pueden ejecutar violencia a su antojo. ¿Será su libertad de movilidad? o ¿su libertad de creencia?