GuateNews.com

Hipocresía: Aceite Social

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

“La sinceridad provoca problemas y a la vez admiración”

La sinceridad a secas no es saludable. La hipocresía o diplomacia es la forma normalmente aceptada en las relaciones humanas. Una persona que expresa sus pensamientos sin filtro social es mal vista porque la forma de interpretar  las cosas siempre depende del filtro o tendencia con la que se mira.

Por supuesto que la moda es una sociedad de tolerancia donde todo es permitido y nadie critica lo que el otro hace. Esto implica que no debe existir distinción de religión, género o creencias; sin embargo esto es bastante difícil, pues las creencias hacen las diferencias, un ejemplo actual son los dos candidatos que compiten por la presidencia en Estados Unidos  (Clinton y Trump), estos personajes despiertan pasión, amor y odio. Y la diferencia crea las candidaturas, en otras palabras una sociedad con un solo pensamiento seria la conversión de los humanos en seres robóticos que siguen ordenes de quien los programa.

Al observar a los candidatos podemos ver como las doctrinas económicas crean diferencias, por un lado Trump, quien defiende la reducción de impuestos y el individualismo, por otro lado Clinton, quien promueve el incremento de impuestos para redistribución social. A simple vista parece muy humana la idea de quitar al rico y darle al pobre, pero el socialismo y comunismo que promueve estas ideas NO ha tenido éxito, como es evidente en Venezuela, donde la riqueza no fue distribuida, sino al contrario se distribuyó la pobreza y la escasez, excepto entre los gobernantes del partido chavista quienes cada día se han enriquecido y sacado sus ganancias fuera de Venezuela.

El socialismo es un hipocresía, pues usa la idea agradable de la igualdad, el problema es que alguien siempre se queda con las ganancias porque la naturaleza humana busca sobresalir y acumular.  Un ejemplo actual es la sinceridad de Trump en la contienda electoral, este hombre expresa lo que piensa sin ningún filtro, lo que le provoca problemas pero a la vez admiración, porque en estos tiempos, muy pocos expresan sus ideas porque las consecuencias serán graves.

La tendencia de la sociedad es presionar una sola filosofía, una sola religión, un solo sexo, una sola economía donde la individualidad será penalizada y existirán sanciones por ser diferente al estándar establecido por la burocracia mundial. En la Biblia esto se expresa como el gobierno del anticristo pues todos adorarán al político de turno pues la ley así lo establecerá. Dios permita la individualidad y la honestidad.