GuateNews.com

Impuestos versus negocios

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Los impuestos son un costo directo a los negocios, mientras más alto sea el impuesto, menos negocios atrae, mientras más bajo, el cultivo de negocios es mejor. Los impuestos que un país impone son un atractivo o un repelente para los negociantes nacionales o internacionales.

El negociante dentro de Guatemala evalúa el costo y decide entre la economía formal o la informal. Esto quiere decir que me inscribo a la SAT o bien me la juego en la economía  sin facturas ni comprobantes. Por supuesto, por control interno y financiero es más práctico llevar un registro contable de las ventas y gastos, el problema radica en el costo que esto tiene en las ganancias del negocio.

El tema es sencillo para el negociante y difícil para el gobernante. Si los impuestos son bajos, todos se registran y pagan lo antes posible para dejar las ganancias libres; para el gobernante la situación es diferente, pues ambiciona cada vez más y como normalmente no son negociantes, piensan que el negociante es próspero en todo y tiene muchos recursos, por lo que incrementan los impuestos. A nivel internacional es lo mismo, las empresas buscan en qué país es más barato trabajar y dónde existen incentivos que reduzcan los impuestos para que las ganancias se incrementen.

Un ejemplo de esto es el Brexit o salida de Inglaterra de la Unión Europea, pues al estar fuera del cartel de impuestos, puede bajar los taxes y atraer capitales de todo el mundo, pues las empresas sencillamente son atraídas donde la operación fiscal es más barata y práctica. Ahora en Guatemala, la SAT se ha encargado de acusar empresas productivas y de acuerdo a la lógica de los negocios, esto provoca temor y reducción del interés por nuevos negocios, parece ser que los problemas políticos como la renuncia de los exgobernantes no dañaron la economía, pero la persecución de la SAT si crea temor y la tendencia económica parece estar cambiando en menos crecimiento, menos inversiones, salidas de capital y menos empleos.

Dios le permita a los gobernantes entender que a menor costo de impuestos más cantidad de empresas, que generan trabajo y prosperidad para todos. Impuestos bajos y fáciles de pagar cada mes, harán a Guatemala un atractivo ante la competencia de otros países de la región.