GuateNews.com

Incertidumbre: impuestos y multas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El índice de confianza en 2016 se ha reducido, las empresas tienen temor a invertir y contratar personal porque los cobradores de impuestos y multas están muy agresivos.  Siendo sinceros, algunas empresas tendrán temor porque No han declarado la totalidad de impuestos, pero otras están atemorizadas porque la ley puede interpretarse de diversas maneras y las acciones del gobierno implican la mayor sanción, la mayor pena y la mayor presión hacia los empresarios y representantes. Un ejemplo interesante es cómo el dólar baja de precio a medida que los empresarios deben cambiar sus divisas para pagar las multas impuestas, el tema de preocupación es que el dinero que se entrega al gobierno como impuesto o multa, es el mismo dinero que se usaba para comprar máquinas, materia prima y pago de salarios en las épocas bajas del año. En palabras sencillas el gobierno le quita a las empresas su dinero que sirve para producir y lo traslada a manos de los burócratas y políticos, la pregunta que surge es, ¿ese dinero para qué lo utilizarán? ¿Será productivo? ¿Compensará los trabajos? El 2015 fue un año de inestabilidad política de renuncias y denuncias contra el presidente, los ministros, los diputados, etc., se pensó que la economía se dañaría por esta situación pero la economía, el trabajo, el tipo de cambio y la inversión se mantuvo estable y sin problemas. El 2016 ha sido un año de inestabilidad fiscal, aunque tengamos estabilidad política,  el capital No se atemoriza por la violencia o los problemas políticos, pero sí se asusta al pensar que su esfuerzo de muchos años será confiscado por los gobernantes dejando al empresario y sus trabajadores en pobreza. Venezuela es un ejemplo vivo la riqueza se acaba ante el exceso de los gobernantes, Dios libre a Guatemala del temor y permita que la confianza en nuestro país motive que lo producido en Guatemala se quede en nuestro país para ser reinvertido y que los gobernantes de turno puedan entender que el daño causado por los cobradores de impuestos en la historia siempre ha producido pobreza y migración.