GuateNews.com

La mejor moneda

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Cada día que amanece no solo implica el gozo de la vida y la espera de satisfactores personales, sino también implica nuestra actitud y valor para afrontar las obligaciones que asumimos,.La vida no es gratis, y su precio se paga en la divisa “tiempo”, el cual es una moneda intangible e invaluable.

La felicidad no viene solamente por el logro de satisfactores personales y placeres, ni por lograr amor y riqueza, sino por la satisfacción y autoestima que conllevan la asunción de metas y el logro de las mismas por mérito personal, en cuya dinámica pasa transversalmente el tiempo. Sin el uso inteligente del tiempo, todo lo demás no valdría nada. Por lo tanto, establecer prioridades de vida es elemental para nuestra subsistencia y el logro de la felicidad, así como cumplir el arduo rol que ello significa a largo plazo, lo cual implica el uso inteligente del tiempo, dado que las metas de largo plazo, consideradas como un estilo de vida, son las que finalmente nutren la autoestima singular del individuo y lo llevan al estado de felicidad, que solamente se logra por vía del sacrificio personal, y por lo que hagamos con nuestro tiempo, la moneda de cambio más fuerte que hay en el mundo. En efecto, lo que hagamos con este constituye el valor de utilidad patrimonial de nuestra actividad diaria.

El precio del tiempo es inicialmente un valor invisible e intangible que usualmente es desdeñado en el modelo educativo vertical que hay en nuestro país, y no solamente a nivel académico, sino también en valores y principios, dado que nunca nos enseñan a percibir que este es nuestro patrimonio canjeable más importante. El tiempo, entendido como el espacio de generar utilidad, es realmente oneroso, e incluso fundamental para la persona y la sociedad, ya que su correcta utilización en ideas, valores y trabajo conlleva la prosperidad que todos anhelamos. Lo que hagamos con nuestro tiempo verdaderamente nos define, nos marca, y constituye nuestro testimonio de vida.

¿Y usted, qué va a hacer con su tiempo mañana?