GuateNews.com

La natación, ¿una clase teórica?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

A través de estos 4 años, desde que abrí mi academia de natación Waterproof Swim Academy, he visto como muchos padres de familia tienen ciertas creencias. Todos las tenemos en algunas áreas de nuestras vidas, pero he notado como muchos pagan mensualidad tras mensualidad, mientras sus hijos no se presentan a las clases. Lo más curioso es que a pesar de tener una asistencia muy baja, el estar pagando les hace creer que sus hijos van a estar listos para cambiar de nivel, o que van a aprender a nadar.

Este tema es muy interesante, porque lo mismo sucede con personas que pagan todo un año de gimnasio y esto los hace sentir mejor, que están “camino” a perder peso, aunque vayan únicamente una vez a la semana o cada dos semanas.

La realidad de las cosas es que la constancia es el único vehículo que nos ayudará a cumplir con nuestros objetivos. Si no somos constantes no hay forma de aprender. La natación no se aprende de manera teórica, y tampoco sus hijos van a saber nadar si no llegan a sus clases. Tampoco vas a bajar libras si no comes bien TODOS los días y haces tus rutinas de ejercicio a diario.

Pero esta creencia se aplica a tanto más, pues también he visto como ciertas parejas creen que por estar casados, ya tienen un compañero de por vida, y no piensan que el matrimonio es un esfuerzo de día a día y hay que trabajar por él. El hecho de tener un papel firmado no nos garantiza nada.

En fin, son pequeños ejemplos que nos hacen reflexionar sobre la importancia de la constancia y la disciplina en nuestras vidas. Todo esto se vuelve más importante para quienes somos padres, pues recordemos que nosotros somos quienes debemos enseñar con el ejemplo a nuestros hijos. Recordemos que la sociedad ahora busca la salida fácil, pero es a través del esfuerzo, sacrificio, trabajo duro, etc., que logramos alcanzar nuestras metas.

Ser puntuales, disciplinados y constantes empieza con uno, y se enseña con el ejemplo. No podemos esperar que nuestros hijos lo sean si no empezamos siéndolo nosotros mismos.