GuateNews.com

Las frases de los gobernantes y la impuntualidad

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En las redes sociales han dado rienda suelta a las frases que dijeron la semana pasada Jimmy Morales y Jafeth Cabrera, que han sido el hazme reír de todos. Quiero compartir algunas frases que expresaron otros gobernantes en su momento, que sería bueno editar en un libro sobre las ocurrencias o burradas de los mismos.

Romeo Lucas García: Guatemala, cuando yo tomé posesión de la presidencia de la República, estaba al borde del abismo, desde entonces, hemos dado pasos firmes para adelante.

Álvaro Arzú: A los periodistas se les paga o se les pega. Yo firmé la paz, pero también puedo hacer la guerra.

Alfonso Portillo: Dicen que maté a uno, no es cierto, fueron dos.

Jimmy Morales: Persigan el delito, no a la persona. La corrupción es normal, todos lo hacen.

Jafeth Cabrera: Hasta yo he tomado medicinas vencidas. Los migrantes se han ido porque han querido. Los EE. UU. si quieren quitarle las visas a los corruptos, se las van a tener que quitar a todos los guatemaltecos, porque quién no ha dado una mordida a un policía.

Hay muchas más frases, y ojalá algún día se edite un libro. Después de reírnos un poco, paso a tratar algo que debemos superar los guatemaltecos, la impuntualidad.

Cuando el Tribual Supremo Electoral (TSE) hizo la convocatoria a la consulta popular por el diferendo con Belice, el acto inició puntualmente; se esperaba la presencia de Jimmy Morales, pero llegó una hora tarde. Él hizo su ingreso interrumpiendo el desarrollo del evento. Entró muy sonriente, como si nada pasara. El hecho de ser el gobernante no le da ningún derecho a llegar a la hora que le da la gana; todo lo contrario, debe dar el ejemplo.

La puntualidad es uno de los valores que nos caracterizan, y de las cosas positivas que poseemos, como la forma de comportarnos. Por estos valores la gente que nos rodea nos calificará.

Parafraseando un pensamiento de un autor que desconozco: “Llegar a tiempo a las citas es deber y hábito de gente de valor, costumbre de personas bien educadas. Quienes llegan tarde demuestran pésima educación y un desprecio absoluto por sus semejantes”.