GuateNews.com

Latinidad

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Como países latinos, hay rasgos culturales innegables que incluso desconocemos pero que dominan nuestras vidas. Por ejemplo: Nuestras instituciones oficiales estatales vienen como un derivado de la antigua Roma, con algunas mutaciones, claro. También ciertas costumbres, hábitos y hasta el folklore, es decir, toda la cultura del subcontinente latinoamericano está lógicamente relacionada a nuestro origen genético y al arraigo de la cultura heredada primordialmente de España, quien a su misma vez la adoptó de la antigua Roma. O sea, hay algunas variantes pero el tronco común es el mismo. En todo caso se suele identificar a países latinos no por España, sino por el orígen de las lenguas latinas que forman un antepasado común junto con otros países de la Europa medieval, de la cual surgieron lenguas originadas en el latín, de lo cual viene el castellano, o, como se suele decir, el idioma español.

Ese pasado cultural en común nos condiciona en la actualidad. Incluso venimos arrastrando los mismos literales prejuicios de clase y estrato socioeconómico que se asentaron desde tiempos de la colonización, y como muestra de ello basta con analizar el típico alarde que algunas personas hacen sobre apellidos europeos, así como sobre linaje, abolengo y presumida superioridad socio económica de ancestros, todo lo cual se relaciona de manera inconscientea la tremenda importancia que antiguamente se le daba al acaparamiento de fincas agrícolas, y a la protección de la descendencia genética que esa relación con la tierra implicaba.

En ese pasado latino incluso se germinaron rasgos de la actual organización política de la mayoría de países latinoamericanos, los cuales basan la organización política de sus autoridades en los mismos términos heredados de nuestra latinidad, proveniente primordialmente de España y los demás países de raíz latina, y no anglosajona como Inglaterra o la germánica como Alemania, quienes tienen una manera radicalmente distinta de ver la vida en todos sus ámbitos. Es necesario comentar que en ese pasado latino la iglesia católica era quien influenciaba la organización política de todo tipo de autoridad, lo cual a su vez es un rasgo de la época romana posterior a Cristo, luego de que toda la cultura romana adoptó el catolicismo  tras reconocer en Cristo la divinidad.

Claro, ello no necesariamente hizo que dicha raíz fuere evolucionando favorablemente en base a principios cristianos, sino que fue deteriorándose a través de la corrupción que constituye irónicamente uno de los mismos pecados capitales bíblicos, tal y como es la codicia. La mejor prueba de ello es que la misma corona española hizo uno de los más grandes saqueoshistóricos  de riqueza en el nuevo continente. Incluso esa riqueza fue principalmente en “oro”, y es la que sostiene la actual economía contemporánea de los países conquistadores, ya que el “oro” se quedó allá y constituye la principal divisa que asegura las economías de los países. La doble moral existe en todas partes. Es por ello que actualmente nuestros  gobiernos cambiarán el día que nosotros cambiemos. Es un asunto de latinidad originalmente cristiana y ahora malformada.