GuateNews.com

Los partidos políticos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Coincidentemente cuando me apresto a escribir el presente artículo, veo en un matutino que desde ayer, cobraron vigencia las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), y también el Tribunal Supremo Electoral (TSE) publicó el Reglamento de Voto en el Extranjero, lo cual es novedoso, porque deja abierta la posibilidad de que nuestros compatriotas radicados en el extranjero puedan emitir su voto ya sea presencial o electrónico.

Se ha hablado mucho sobre las reformas a la LEPP, lo cual se considera de suma importancia, para evitar seguir con esa podredumbre en la que han caído las organizaciones políticas. En el nuevo reglamento se prohíbe la publicidad fuera de campaña, como también se definen los requisitos que se requerirán para ser candidato a elección popular.

A mis manos llegó un artículo que escribió el licenciado Mario Antonio Sandoval en su columna Catalejo: “Nuevos partidos, chiste de mal gusto”. Mario Antonio argumenta que aumentar los partidos políticos es otra muestra de humor negro político nacional.

El comentario de Sandoval responde a una noticia del TSE, en que se encuentran cinco grupos de ciudadanos a mitad o a poco tiempo de iniciar las gestiones previas a convertirse en partidos políticos. Para él, esto constituye un chiste de mal gusto, basándose en los nombre de los mismos y que en la actualidad hay 23 partidos políticos inscritos, y que es posible que para las próximas elecciones haya 29 hordas electoreras (esta expresión es mía).

Coincido en algunos puntos de vista de Mario Antonio en el sentido que las actuales organizaciones políticas son franquicias sin ideología, sin organización y con cacicazgos locales, que son fuente del transfuguismo. Siempre he criticado a los “dirigentes” de las organizaciones políticas, porque a excepción de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que dicen ideología y se califican como socialdemócratas, los demás carecen de la misma, aunque dudo que la UNE sea verdaderamente socialdemócrata, sino miremos a varios de sus dirigentes que han estado desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha.

Y así ha pasado con todos, inclusive hasta con los que han tenido una corriente ideológica como fue la Democracia Cristiana (DC). Me acuerdo que hubo un dirigente de un partido de derecha y que dijo que la DC era igual a una sandía, roja por dentro y verde por fuera, y al poco tiempo resultó inscrito en ese partido.

La mayoría de gente se pronuncia para que no haya más partidos políticos, que debiera haber máximo tres, pero como son puros clubs sociales, clanes familiares y que no responden a ninguna ideología, se forman inmisericordemente para lograr sus aviesos fines de hacer dinero a como dé lugar.

Lo que verdaderamente hace falta, es que haya verdaderos partidos con ideología, y que quien quiera ingresar sepa en dónde se está inscribiendo, y si encaja en esa organización, con la cual comparte pensamiento, objetivos y fines. Así es como se va a terminar con toda esa cantidad de partiduchos que han desprestigiado a la clase política y que su único interés es hacer negocios obscuros para su enriquecimiento ilícito.