GuateNews.com

¡Muévase!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La frase “el mundo es de los vivos”, generalmente tiene una connotación negativa, pero si acaso le tomamos bien la medida, podría tener un contenido positivo, o más bien, un reto singular para cada quien. En el mundo hay que moverse para alcanzar lo que cada quien desea. Ese es el reto, dado que el mundo no se detiene, y las posiciones en la sociedad suelen ser ocupadas por la gente que anda bien despierta, y no por los que esperan que las cosas se den por sí solas.

En ese sentir, hay que notar que el sustento y la libertad no son gratis, y hay que pagar un precio que suele ser alto, especialmente en países extremadamente desiguales, ya que el estos requieren de la transformación de materia prima en bienes y la prestación de servicios que solo puede darse por la intervención humana.

Todo depende de cuán alto se desee llegar, aunque siempre tomando nota de las desventajas sociales que provienen de las abundantes distorsiones económicas en países de acumulación irregular de capitales, como es el caso de Guatemala, en el cual tales distorsiones ocurren por la transferencia anómala de privilegios lucrativos. Pero, aún con esas distorsiones, el mundo se mueve gracias a las personas despiertas, a las personas vivas, en el sentido positivo del término.

Al decir personas vivas hacemos referencia a las que cumplen un rol económico con responsabilidad individual, que generan la fluctuación de capitales que promueve el progreso. En mala hora llegan las oficinas gubernamentales regulatorias a interferir dolosamente (con mala fe) en el rol individual de la persona humana, y los dueños de capitales privados se asocian mañosamente con esas mismas oficinas, con el objeto de ganar espacios de control para lucrar eludiendo responsabilidades; y en mala hora, los civiles dejamos de movernos y perdemos oportunidades, dejando que los malos llenen los espacios que nuestra inacción va dejando.

 

En verdad el mundo es de los vivos. ¡Muévase!