GuateNews.com

Natación prenatal: Ejercicio para dos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ya con experiencia, puedo decir que la etapa de embarazo es muy distinta en cada mujer y en cada embarazo. Con mi primer hijo, Ian, el embarazo fue fácil; no tuve nauseas, me ejercité todo el tiempo y continué con mi vida normal. Jugué tenis hasta el 7mo mes y practiqué natación 3 o 4 veces por semana, gym, trabajo, etc. Aún así, el embarazo no fue la etapa más linda de mi vida, pues me sentía limitada en muchas formas y aunque suene feo, no me encantaba el embarazo. Me fascina la etapa de mamá pero el embarazo, no mucho.

Ahora, el segundo embarazo, fue muy diferente al primero. Muchísimas nauseas, poca energía y palidez, bajé casi 6 libras en el primer trimestre, me enfermé 3 veces y debí tomar antibióticos y en general, fue un embarazo más complicado, aunque aún así comparado con el de muchas otras mujeres, logré mantener mi rutina de ejercicios, aunque más suave y cuidadosa que con el primero.

Es importante tomar en cuenta que el embarazo, sea como sea que nos toque experimentarlo, es una etapa para mejorar nuestros hábitos de alimentación, ejercicio y relajación; pues todo lo que hacemos, pensamos y sentimos, beneficia o afecta a nuestro bebé.

Yo sé, mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero somos humanos, y con nuestras hormonas alborotadas y que por momentos ni nosotras mismas nos aguantamos, debemos estar conscientes de esforzarnos y dar lo mejor día a día.

Hoy quiero compartirles mi “secreto” durante mis embarazos y recuperación, la natación. Yo sé que muchas no tienen el interés de ponerse una calzoneta durante este tiempo, en el cual nos sentimos feas, gordas, etc. pero no sé cómo explicarles lo importante y beneficioso que ha sido la natación en mi vida como mamá embarazada.

Primero, en ambos embarazos, me ayudó a eliminar esas nauseas en la mañana. El hacer ejercicio y obligarme a realizarlo, me brindaba energías, mejor humor y ganas de comer mejor y más sano. También una mayor estabilidad mental y control sobre esas hormonas locas en nuestro sistema.

Segundo, la natación me permitió estar en cualquier posición, especialmente boca abajo, una posición que extrañamos muchísimo durante nuestro embarazo.

Tercero, los beneficios que la natación brinda a nuestro cuerpo, nuestra mente y la conexión que hacemos con nuestros hijos es impresionante. Aquí detallo solo algunos:

  • Te ayuda a prepararte para el parto, física y mentalmente.
  • Se trabaja la musculatura abdominal y perineal de manera natural y segura, sin causar golpes o dañar a tu bebé.
  • Sensación de libertad donde se distribuye el peso extra a lo largo de nuestro cuerpo.
  • Tranquilidad en el agua, relajación y agilidad corporal.
  • Tonicidad en brazos, piernas, abdomen y espalda.
  • Mayor equilibrio, resistencia y flexibilidad.
  • Mejorarás tu circulación y capacidad pulmonar, que te ayudarán luego con el parto.
  • Ayuda a librar dolores de espalda, sobre todo la ciática, que molesta en muchas mujeres.
  • Quema calorías sin ser un ejercicio intenso que dañe a tu bebé o tenga impacto.
  • El agua es hidratante a tu piel y te ayuda a liberar líquido acumulado durante el embarazo.
  • Gracias a tener la cara dentro del agua, experimentamos momentos de paz, sin ruido; perfectos para la meditación diaria.
  • Te ayudará a recuperarte para después del nacimiento de tu bebé.

En Waterproof Swim Academy ofrecemos un programa especial para mujeres en su etapa prenatal, y estoy segura que les encantará. Es importante tener autorización de nuestros médicos pero en general, podemos realizar este gran ejercicio durante todo nuestro embarazo.

Es importante tomar algunas precauciones, como por ejemplo, utilizar jabón con PH especial para después de nadar, aunque la piscina esté limpia; pues el embarazo cambia nuestro PH naturalmente.  Así mismo, asegurarnos de no quedar húmedas y no quedarnos con la calzoneta mojada, sino cambiarnos inmediatamente y ponernos una nueva o ropa seca. Si deciden nadar bajo el sol, aplicar mucho protector solar, pues el embarazo agregado a la exposición al sol, equivale a manchas color café en nuestra cara, sin importar nuestra edad.

Espero hoy haya podido llegar a ustedes y contagiarles de la emoción de nadar y estar sanas durante el embarazo. Estoy a las órdenes para apoyarlas durante esta linda, dura o complicada etapa, según les toque vivirla. Pero son solo 9 meses, y luego a disfrutar a esos lindos niños que nos han enviado para guiar, amar y cuidar.