GuateNews.com

Negocios y marcando territorio

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La naturaleza en los seres vivos es la misma, los humanos creemos que la inteligencia elimina los instintos pero no, Dios nos diseñó con un software básico para sobrevivir, conquistar y pelar el territorio. Los negocios de cualquier tipo buscarán sobrevivir, ganar mercado y mantenerlo. Esto crea la bendita competencia que reduce precios y mejora servicios, la competencia crea evolución entre las especies porque todos quieren apropiarse de los recursos disponibles que son escasos, y solo los mejores ganan la competencia.

En el mercado, los negocios deben ganar territorios y cuidarlos porque atrás están los que quieren el botín. Este comportamiento funciona porque el mercado no es de nadie, todos quieren apropiarse, pero solo es temporalmente.

Todo el que emprende debe ser astuto y agresivo, la guerra es parte de la vida y el mercado tiene sus guerras, la competencia desleal no existe, a menos que el mercado sea intervenido por los gobiernos dando privilegios a uno de los competidores, pero sin privilegios, lo único que existe es la lucha por el mercado donde no todo es válido, pero si todo es posible, reducción de precios, reducción de calidad, innovación, la difamación o hablar mal de la competencia es una práctica común y aunque es antiética, depura los productos porque a través de la crítica salen a luz los errores y se perfeccionan los productos.

Marcar territorio en el mercado implica que la gente conozca la marca y que cuando se acerquen las otras o las nuevas opciones, el que tiene el territorio aumente su presencia con mejores ofertas para quien consume. Creer que haber invertido en el pasado garantiza el territorio no siempre es verdadero, porque un negocio que genera ganancias “deja un olor atractivo” para los competidores. En otras palabras, las ganancias son las que dirigen los esfuerzos y las luchas, como la miel para las moscas, como la carne para los depredadores, como el queso para los ratones, las ganancias  atraen y desatan ataques y estrategias para ganar el territorio que genera estas oportunidades, que son la razón de los negocios. Dios nos dé la capacidad de competir y ensanchar nuestro territorio.