GuateNews.com

Octubre

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La recta final de cada año siempre coincide con una pasión deportiva que a algunos nos conmueve al máximo, la cual comprende un arte acrobático que ocasiona una pasión bien especial que nos identifica como una filosofía de vida: el béisbol, y su serie mundial.

Esa es una pasión por el deporte de conjunto más disciplinado que existe, donde las reglas constituyen un estilo de vida que demuestra capacidad cognitiva e inteligencia,  comprometiendo a cada uno de los jugadores frente a los demás miembros del equipo que correlativamente dependen de él, de modo que las reglas son tan importantes como los resultados, y no se puede arribar a un resultado sin seguir las reglas.

Todo gira en torno a la disciplina en combinación con la capacidad biomecánica del cuerpo humano. En todo caso es un deporte que conjuga de manera exacta la ciencia de la Física Fundamental con las formas, distancias y resistencias de los elementos para crear un verdadero arte visual que se asemeja al mismo placer que la música provoca en el oído.

Una pelota de béisbol tiene ciento cincuenta costuras de hilo rojo sobre cuero blanco, que envuelven un cuerpo redondo de madera y algunas capas de otro tipo de hilo para acolchonar, y es justo lo suficiente para crear esa aerodinámica que deleita con un juego de movimientos artísticos y sincronizados que conjugan el arte con la torsión y la biomecánica, que crean simetría.

Esto además de la distancia de noventa pies que hay entre una base y la otra, lo cual constituye la longitud y combinación perfecta del cuerpo con la resistencia del terreno para poder arribar a cada base en el tiempo exacto, lógicamente dejando oportunidad al equipo rival para que intente lanzar la pelota antes de que el corredor llegue a su destino, y todo armonizado de tal manera que el juego sea rítmico y artístico para deleitar los sentidos.

Elegancia, incluso en la vestimenta que se debe lucir. Más que un juego, es un entretenimiento apasionado que provoca hábitos de disciplina y aprendizaje en convivencia, en un conjunto formado por nueve sujetos que ponen a competir a un corredor que debería hacer la mejor torsión posible con un bate para colocar una pelota en juego y alcanzar las bases.

 

¡Es por eso que se llama el deporte rey! ¡Y es el único que se juega en un diamante!