GuateNews.com

¿Problemas o desafíos?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¿Cuántas veces hemos sentido que el mundo se nos viene encima por lo que debemos enfrentar? ¿Cuál ha sido la mejor manera de encontrarle solución?

Con base  a lo que he aprendido en mi experiencia, las personas que  han aceptado cambiar y ver los problemas como un desafío a resolver, han encontrado mejores alternativas y soluciones a corto plazo.

No quiero decir que todos los problemas que enfrentamos se pueden resolver de manera fácil con esta visión, pero sí estoy seguro que si ante cualquier conflicto o problema, tomamos una actitud positiva y lo vemos como un reto a vencer, nuestra mente y cuerpo se programarán para enfrentarlo de una manera diferente.

Mi sugerencia esta vez, es enfrentar cualquier dificultad como un desafío, y que sus palabras al referirse a la situación sean de aliento y motivación para usted mismo, para tener un plan de acción y encontrar alternativas que lo lleven a un feliz término, por lo que lo invito a pensar, ¿que palabras usaría para motivarme frente a un desafío? ¿Qué tipo de acciones le gustaría realizar? ¿Quién le puede ayudar? ¿Qué herramientas necesita?

Hace aproximadamente 5 años, en Chile, 33 mineros quedaron atrapados a 700m bajo tierra en una mina, incomunicados y con poca comida para todos. Nadie en la superficie supo que estaban vivos hasta 17 días después. Ellos nunca perdieron la esperanza de que los buscarían, pero no sabían en cuánto tiempo podrían encontrarlos, por lo que se organizaron para enfrentar su supervivencia bajo tierra como un desafío, por lo que definieron estrategias para enfrentar el reto de mantenerse vivos mientras los encontraban. Su principal característica fue que siempre estuvieron optimistas.

Le invito a que cuando sienta o crea que tiene un problema, lo analize como un desafío, tome una actitud positiva y de aprendizaje, y obtenga esa energía que se necesita para enfrentarlo, y tenga fe en que siempre hay soluciones y personas dispuestas a ayudarle a seguir en búsqueda de una vida buena.