GuateNews.com

¿Qué puedes hacer tú por ti?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Hace varios años, el 20 de enero de 1961, en su toma de posesión como presidente de Estados Unidos de América, John F. Kennedy pronunciaba esta frase: “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, mejor pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”, la cual se ha vuelto célebre y es aplicada y usada en muchas situaciones políticas y de autoayuda para las naciones.

Si aplicáramos este concepto de ayuda a tu país hacia tu ser, ¿cómo podría esta frase ayudarte en el proceso de cambio y desarrollo personal?

Muchas veces, cuando estamos en medio de desafíos y situaciones difíciles, pensamos que las personas y las autoridades de algunas instituciones o establecimientos deberían ayudarnos a solucionar nuestros problemas y nos quedamos de brazos cruzados esperando que la ayuda provenga de ellos.

Cuando actuamos de esta manera estamos esperando que otras personas resuelvan los desafíos por lo que estamos atravesando, pero si cambiamos de actitud y planteamos esta frase desde un nuevo observador, ahora estaremos preguntándonos a nosotros mismos, qué puedo yo hacer por el medio y las personas que me rodean para que mis situaciones cambien, y pueda enfrentar mis desafíos de mejor manera y les encuentre una solución.

El riesgo de esperar la ayuda de alguien es que no tenemos el control y puede ser que nunca llegue, y si llega, puede ser de una forma que no esperas o en el momento que ya no la necesitas. Pero sí en cambio, tú tomas el control de la situación y decides actuar y ponerte al servicio para que las situaciones cambien y las cosas sucedan, estoy seguro que conseguirás logros, de una manera eficiente para ti.

Te sugiero tomar en cuenta que para que las cosas sucedan, hay tres áreas que tienes que trabajar y estas son las situaciones: “las que puedes controlar”, “las que no puedes controlar” y “las que puedes influenciar”, para que las cosas pasen y consigas los resultados esperados.

Las situaciones que “puedes controlar” son aquellas en las que tu actitud de vida, decisiones y acciones determinan lo que puedes hacer, y dependen solo de ti y no de los demás. No esperas que los demás lo hagan por ti, eres tú el que decide qué hacer o no hacer, por ejemplo, hacer ejercicio y dieta para bajar de peso, estudiar y trabajar para adquirir experiencia, etc.

Las situaciones que “no puedes controlar” son aquellas en las que no puedes decidir qué pasará o como serán resueltos los acontecimientos, así como actitudes que pueden tomar las personas ante las diferentes hechos, pero si puedes prever en base a experiencias propias y tomar tus precauciones, por ejemplo, te quedas sin trabajo (situación que no controlas), pero tienes ahorros para subsistir.

La situaciones en las que “puedes influenciar”, son aquellas que en las que con tu forma de actuar, tu actitud positiva y experiencia, puedes influenciar y predisponer a la gente, el ambiente y situaciones de una forma agradable que te ayuden a que sucedan las cosas y logres conseguir los resultados.

Si tomas en cuenta estas áreas y te pones al servicio de la gente con tu actuar y actitud, el medio y las situaciones te ayudarán a conseguir lo que deseas y a lograr una vida buena.

¡Ánimo, que tú lo puedes lograr, la decisión es tuya!