GuateNews.com

Por una vida buena

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Mientras transcurre nuestra vida vamos conociendo gente y de acuerdo a ciertas características y personalidades de cada una de ellas vamos escogiendo y decidiendo a quiénes podemos querer, con quién queremos juntarnos y con quiénes no es conveniente entablar una relación. A las únicas personas que no tenemos la opción de escoger es a nuestra familia, pero a todas las demás sí tenemos la opción de elegir.

¿Cómo escogemos a nuestros amigos? ¿A quién le pedimos ayuda en ciertas situaciones? ¿Con quién nos gusta  trabajar? ¿Con quién disfrutamos pasar el tiempo?

Generalmente a las personas que escogemos para que nos acompañen en nuestra vida o en ciertos momentos, son aquellos a quienes creemos que tienen la misma mirada con respecto a esa situación y esto nos hará sentirnos a gusto y dar lo mejor de nosotros y viceversa.

Pero sabemos que cada persona es diferente y escoge  la forma de vida que quiere llevar y los objetivos que desea cumplir, por lo que cada uno fija sus metas y su plan para alcanzarlas.

Le sugiero que un buen inicio para lograr sus  metas en la vida, es el de empezar a relacionarse con personas que tengan intereses y  una mirada similar a la vida y los objetivos que quiere  llegar a alcanzar.

Es un hecho comprobado que cada persona es el fruto del medio en donde se desarrolla. Si el grupo al que usted pertenece no le interesa sus metas o su estilo de vida y no tienen una visión similar, no pierda su tiempo tratando de convencerles de que lo acompañen en su camino, ya que puede que ellos no tengan los mismos objetivos, o no están dispuestos a asumir los costos que tiene el estilo de vida que usted escogió.

Al hacerle esta sugerencia, no me refiero a que usted no voltee a ver a nadie que no coincida con sus legitimas aspiraciones; pero si de verdad usted desea mejorar, tendrá que aprender de quienes ya lo han logrado.

Así pues, usted será alcohólico entre los alcohólicos, maestro entre los maestros, empresario entre los empresarios y triunfador entre los triunfadores. Usted debe recordar que los seres humanos son sociales y gregarios, sin darse cuenta, se van adoptando conductas, pensamientos y hasta expresiones de aquellos con quienes más se relacionan.

Para vivir mejor, hay que ser mejor y si lo que de verdad quiere, es vivir a la altura de sus muchas potencialidades humanas, entonces debe estar dispuesto a dejar de lado a todas aquellas personas que son una influencia negativa en su vida; el costo emocional que esto implica es muy pequeño comparado con los dividendos que usted obtendrá.

¡Usted merece tener éxito! Y seguramente lo merecen también los suyos. No permita que nada ni nadie obstaculice su camino hacia las metas propuestas y le permita una vida buena.