GuateNews.com

Vacas gordas y flacas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El ciclo económico tiene altibajos, cuando tenemos abundancia pensamos que la situación económica se mantendrá estable y no observamos los cambios de mercado, pues nuestras necesidades están satisfechas. El problema es que tarde o temprano llegará el tiempo de “vacas flacas” o sea, el tiempo de escasez donde cualquier recurso será necesario para sobrevivir.

Un ejemplo cercano es el agua potable que cada día es más escasa, al igual que las lluvias son limitadas y la consecuencia inmediata es la sequedad de lagunas, ríos y consecuentemente la muerte de todo lo que depende de estos recursos. Nos enseñan a ser positivos, a pensar que las cosas serán mejores cada día, pero olvidamos que la ley es clara: cosecharemos lo que sembramos. Estas parábolas o ilustraciones de las vacas y la cosecha son dos enseñanzas clásicas de la Biblia que habla muchas veces de la economía diaria.

El punto de la lección es que debemos guardar y almacenar para el tiempo de escasez. Esta limitación de recursos es lo que nos mueve a economizar o ser más eficientes, el problema es que en la abundancia, olvidamos la economía básica que enseña que todo es limitado y debe administrarse.

La escasez llegará por diversos caminos, por ejemplo, más competencia en el mercado,  lo que implica menos margen de ganancia, puede llegar como consecuencia de robos internos o externos, puede ser por extracción de nuestra ganancia a través de extorsiones o impuestos, podría llegar por catástrofes locales o catástrofes mundiales, puede llegar como consecuencia del cambio de leyes, o como consecuencia de accidentes no esperados o bien como consecuencia de la muerte que deja a la familia sin una fuente de ingresos. En resumen, la escasez llegará, el reto es cómo aminorar o contener las consecuencias. Existen los seguros que pueden ayudar, o bien los ahorros que podrían apoyar una situación, sin embargo, el riesgo es parte de la vida. Lo sabio es prever y planificar las condiciones, confiar en Dios y en nuestra capacidad de sembrar para el futuro. La economía seguirá siendo la misma, recursos limitados para necesidades ilimitadas.