GuateNews.com

Erick Aguirre, ejemplifica la superación ante la adversidad

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
cn-225-vd-01c
Desempeña el trabajo que más le gusta.

Este entusiasta joven tiene 29 años, neurofibromatosis y problemas para recordar, pero su enfermedad no ha sido un obstáculo en su ejercicio profesional dentro de la cocina.

Lleva 12 años laborando en la empresa que le dio la oportunidad de demostrar la capacidad que tiene, al realizar un buen trabajo.

¿Cómo fue tu primer día de trabajo?

Recuerdo que eran las 15:00 cuando pasé por la puerta, y el gerente de la tienda me dio la bienvenida y me presentó con mis compañeros. Ese día fue memorable, me sentí parte del equipo cuando todos me abrazaron. Mi primera tarea fue limpiar el lobby y tener contacto con los clientes, aprendí a relacionarme, hablarles y lo más importante, a servirles. Cada minuto que transcurría, me sentía más seguro de las labores que me asignaban.

Fue  un día especial, fui positivo y no tuve nervios, recuerdo que no quería irme del lugar. Cada día que paso en mi trabajo es como si fuese el primero, es satisfactorio seguir aquí después de tanto tiempo. Mi primer día de trabajo es uno de los mejores recuerdos que tengo.

¿Cuál ha sido tu mayor reto?

Tengo un problema con retener información, se me olvida con facilidad. Pero yo deseaba cocinar, y me atreví a decirle al gerente. Entonces, empecé a quedarme después de la jornada laboral, para observar la preparación de los diferentes menús. Veía cómo mis compañeros agregaban los ingredientes en un orden determinado, y fue así como logré memorizar las recetas. En el 2008 empecé a  preparar  desayunos y actualmente, tengo más de 7 años de estar en cocina. Ese es el puesto que más me gusta desempeñar.

¿Cuál es tu sueño?

Mi mayor anhelo es viajar a Miami, con mi familia, tengo la esperanza de poder juntar el dinero algún día e irme con mi  madre a los Estados Unidos.

¿Quién es tu motivación?

Mi mamá, por ella trabajo duro, para ayudarla con los gastos de la casa, cada día le pido a Dios que la bendiga, porque es ella la que siempre está a mi lado.

¿Cómo son tus mañanas?

Trabajo en  McDonald’s de Pradera Concepción, en Santa Catarina Pinula, para poder estar ahí a las 6:00, salgo de mi casa a las 4:30, transbordo dos veces para llegar y realizar mi jornada de trabajo. No me pesa venir los domingos, ya que ese día tienen McGrid de desayuno para los empleados, y es mi hamburguesa favorita.

¿Qué experiencias recuerdas del trabajo?

Encontré dos amigos en el restaurante, uno era un cliente y el otro un compañero. El primero era un niño que llegaba frecuentemente, estaba en silla de ruedas. No recuerdo su nombre, pero él siempre hablaba conmigo, me buscaba y compartíamos. El segundo fue Noé, él tiene ceguera parcial, pero me saludaba y abrazaba. Ambos me trataban como si fuéramos grandes amigos de años y eso me hace sentir feliz.

Ricardo De Paz, forja su futuro con las manos

Leer más

Tavo Bárcenas es un artista con convicción e identidad

Leer más

Fabiola Domínguez protege a los animales

Leer más