GuateNews.com

Katherinne Herrera trabaja en la investigación de proyectos espaciales

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
La estudiante siempre supo que su futuro estaba en una carrera en ciencias que incluyera investigación y trabajo de laboratorio, de ahí viene su pasión por la microbiología.

Dentro de la investigación, Katherinne es la encargada de hacer mediciones previas de los cambios que sufre la bacteria, pero específicamente la que se forma afuera del “biofilm”. El objetivo es llegar a conocer las diferencias que sufre la “Pseudomona aeruginosa”, tanto con la protección de la película, como sin ella, al ser expuesta a la microgravedad.

El objetivo del proyecto es estudiar la bacteria “Pseudomona aeruginosa”, la cual puede causar infecciones en el sistema respiratorio, gastrointestinal o urinario. Una de sus principales características es que tiene la capacidad de formar una película llamada “biofilm”, la cual se adhiere a las superficies y le sirve para protegerse de los antibióticos y así atacar al organismo.

El proyecto se basa en estudiar la estructura del “biofilm” en las condiciones de gravedad del espacio, para luego identificar formas innovadoras de atacar la bacteria en la tierra. El estudio, aprobado por la NASA, fue lanzado con rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) el 4 de noviembre de 2019.

Un camino lleno de retos

En su segundo año de universidad propuso el diseño de un prototipo de clinostat, un aparato que estudia el desarrollo de las plantas en condiciones de gravedad. Luego, para lograr construir el prototipo, buscó apoyo por varios medios, hasta que le brindaron el contacto del Ing. Luis Zea, a quien ahora considera su mentor. Zea le dio la oportunidad de trabajar con él, durante un mes, en BioServe Space Technologies, en la Universidad de Colorado Boulder.

Finalmente, en la Universidad de Colorado, trabajaron en dos nuevas investigaciones, una de ellas la Space Biofilms que Katherinne continúa a la fecha desde la UVG. También tuvo la oportunidad de participar en una reunión con los miembros de BioServe que trabajaban en proyectos con la NASA.

Un futuro prometedor

La joven está comprometida con dedicarse a la microbiología espacial y explorar otras ciencias como la física y la biología. Una segunda rama, que también es una de sus pasiones, es el cuidado del planeta y la conservación de la biodiversidad. Por eso, ya trabaja en una investigación sobre las toxinas del heloderma y, en algún momento de su carrera, también quiere trabajar en proyectos ecológicos y hacer una guía actualizada de especies de arañas en Guatemala.

También puedes leer: 

Edgar Ogáldez es un oftalmólogo que no pasa de moda

Daniel Soto, el emprendedor que no se rinde

Leer más

Recomendaciones de EEGSA para el uso de energía eléctrica durante la cuarentena

Leer más

Jayro Bustamante Regresa a la pantalla grande con “La Llorona”

Leer más